Día Mundial de la Tierra: ¿Qué le estamos dejando a los niños?


Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en YouTubeSiguenos en PinterestSiguenos en BloggerSiguenos en LinkedinSiguenos por RSS

change earth by Idea go

Educa con Amor

Por Maria Eugenia Fanti

@marufanti

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y su quinto informe de evaluación realizado en 2014 hace énfasis en los aspectos socioeconómicos y consecuencias que tiene el cambio climático en el desarrollo sostenible. Según este informe la influencia del hombre sobre el medio ambiente es obvia, el aumento de emisiones (CO2) que producen el efecto invernadero es el más alto de nuestra historia y esto conlleva a los cambios climáticos que han impactado al hombre y la naturaleza. En los últimos 10 años 1.8 billones de personas se han visto afectados por desastres naturales, al menos la mitad de esa cifra fueron niños, esto según la conferencia mundial para reducir desastres naturales que se celebró en la ciudad de Sendai, Japón en marzo de 2015.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) los niños son los más vulnerables y los que más sufren los efectos del cambio climático, ya que factores como: la radiación ultravioleta intensa, viviendas inadecuadas, la contaminación del aire y los mares tienen efectos mucho más graves sobre ellos que sobre los adultos. Por ejemplo, estos factores pueden generan en los niños infecciones respiratoria agudas, desnutrición por contaminación de los alimentos y hasta la muerte.

Otro aspecto que señala la Unicef es que los niños más afectados son aquellos que viven en países subdesarrollados, ya que no tienen la infraestructura para hacerle frente a cambios climáticos como las inundaciones o las sequías. Asimismo, los niños de estos países están expuestos a mayores riesgos debido a los conflictos que se derivan del cambio climático y las tensiones sociales, aquí entra una amplia gama de peligros como: grupos armados, desplazamientos forzados, separación de familias, disturbios civiles, entre otros factores.

Según la organización humanitaria internacional “Acción contra el Hambre” el cambio climático aumentará la desnutrición infantil en un 20% de aquí al 2020. Sólo una buena educación puede revertir estas nefastas estadísticas, tal y como plantea la Unicef: “la adaptación al cambio climático puede representar una oportunidad para que los países y las comunidades refuercen sus compromisos hacia los niños.”

Como padres, educadores debemos empezar por concienciar a nuestros hijos, alumnos, en la importancia que tiene cuidar el ambiente, no contaminar y además ayudar a aquellos niños más desfavorecidos, porque si todos los días nos proponemos a poner un ladrillo, podemos construir un muro, podemos generar un cambio que implicaría salvar incluso muchas vidas.

Copyright © 2015 María Eugenia Fanti. Todos los Derechos reservados

Foto cortesía de Free Digital Photos

Maru Fanti
0

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: