Día Mundial de la Tierra: ¿Qué le estamos dejando a los niños?


Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en YouTubeSiguenos en Google+Siguenos en PinterestSiguenos en BloggerSiguenos en LinkedinSiguenos por RSS

change earth by Idea go

Educa con Amor

Por Maria Eugenia Fanti

@marufanti

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y su quinto informe de evaluación realizado en 2014 hace énfasis en los aspectos socioeconómicos y consecuencias que tiene el cambio climático en el desarrollo sostenible. Según este informe la influencia del hombre sobre el medio ambiente es obvia, el aumento de emisiones (CO2) que producen el efecto invernadero es el más alto de nuestra historia y esto conlleva a los cambios climáticos que han impactado al hombre y la naturaleza. En los últimos 10 años 1.8 billones de personas se han visto afectados por desastres naturales, al menos la mitad de esa cifra fueron niños, esto según la conferencia mundial para reducir desastres naturales que se celebró en la ciudad de Sendai, Japón en marzo de 2015.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) los niños son los más vulnerables y los que más sufren los efectos del cambio climático, ya que factores como: la radiación ultravioleta intensa, viviendas inadecuadas, la contaminación del aire y los mares tienen efectos mucho más graves sobre ellos que sobre los adultos. Por ejemplo, estos factores pueden generan en los niños infecciones respiratoria agudas, desnutrición por contaminación de los alimentos y hasta la muerte.

Otro aspecto que señala la Unicef es que los niños más afectados son aquellos que viven en países subdesarrollados, ya que no tienen la infraestructura para hacerle frente a cambios climáticos como las inundaciones o las sequías. Asimismo, los niños de estos países están expuestos a mayores riesgos debido a los conflictos que se derivan del cambio climático y las tensiones sociales, aquí entra una amplia gama de peligros como: grupos armados, desplazamientos forzados, separación de familias, disturbios civiles, entre otros factores.

Según la organización humanitaria internacional “Acción contra el Hambre” el cambio climático aumentará la desnutrición infantil en un 20% de aquí al 2020. Sólo una buena educación puede revertir estas nefastas estadísticas, tal y como plantea la Unicef: “la adaptación al cambio climático puede representar una oportunidad para que los países y las comunidades refuercen sus compromisos hacia los niños.”

Como padres, educadores debemos empezar por concienciar a nuestros hijos, alumnos, en la importancia que tiene cuidar el ambiente, no contaminar y además ayudar a aquellos niños más desfavorecidos, porque si todos los días nos proponemos a poner un ladrillo, podemos construir un muro, podemos generar un cambio que implicaría salvar incluso muchas vidas.

Copyright © 2015 María Eugenia Fanti. Todos los Derechos reservados

Foto cortesía de Free Digital Photos

“El Elefantico Perdido”: un cuento para los pequeñines de la casa


Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en YouTubeSiguenos en Google+Siguenos en PinterestSiguenos en BloggerSiguenos en LinkedinSiguenos por RSS

Foto Elefante tomando sol

Educa con Amor

Si buscas un cuento en español para leerle a tus hijos, te invito a conocer el cuento de “El Elefantico Perdido“, una historia que enseña el valor de la obediencia.

El Elefantico Perdido es un cuento infantil que busca transmitir la virtud de la obediencia, entendida como un principio de buena conducta y un hábito moral. La obediencia es un elemento fundamental en el desarrollo psicosocial del niño que necesita integrarse en una sociedad que posee normas y para vivir en ella debe cumplirlas.

La obediencia es una virtud que no está de moda hoy en día. Equivocadamente se presume que ser obediente supone una falta de libertad y la realidad es que ambos valores se interrelacionan. Por ende, la premisa del cuento se resume en la frase del filósofo Jean Paul Sartre: “Mi libertad se termina donde empieza la de los demás”. Con este cuento se le transmite al niño la importancia de estos dos conceptos: “obediencia y libertad”.

Foto Elefante en PalmeraLa autora del cuento es la periodista venezolana-americana María Eugenia Fanti. Este es su primer libro de cuentos para niños. Su inspiración principal para escribir este relato fueron sus hijos y también dos autores que desde su niñez le generaron un profundo amor por la Literatura, ellos son: el nicaragüense Rubén Darío y el venezolano Aquiles Nazoa. “Como escritora y madre deseo con este cuento ofrecer a los padres una herramienta para la noble tarea de educar a nuestros hijos en valores humanos”, comenta la autora.

El ilustrador del cuento es Hermann Medina. Nació en Caracas, Venezuela, cursó estudios de Ingeniería Electrónica en Francia. Trabajó en la Compañía Metro de Caracas. Hoy vive en Houston, Texas y se dedica a una de sus  pasiones: el arte. El Elefantico Perdido es su primer trabajo como ilustrador de cuentos infantiles. Se unió a este proyecto porque cree fielmente en la importancia de enseñar valores humanos a los ninõs, para construir un mundo mejor.

 Para comprarlo online o impreso puedes acceder a este enlace: El Elefantico Perdido  

El Elefantico Perdido
El Elefantico …
By Maria Eugenia Fanti
Photo book

Copyright © 2015 María Eugenia Fanti. Todos los Derechos reservados

¿Cómo prevenir el abuso sexual de niños?


Foto By Tea Potocnik/Getty Images
Foto By Tea Potocnik/Getty Images

Según estadísticas del Centro Nacional Católico de Servicios (NCS, por sus siglas en inglés) y del programa de la Arquidiócesis de Miami “Protegiendo a los niños de Dios” una de cada cinco mujeres en edad adulta fue abusada durante su infancia y uno de cada diez hombres también lo fue. De acuerdo con estas cifras se estima que sólo en Estados Unidos 40 millones de adultos sufrieron abuso sexual durante su niñez.

Por María Eugenia Fanti

Con estas alarmantes estadísticas, la mayoría de los padres de niños y adolescente en Estados Unidos y el mundo se sienten consternados, especialmente por los casos de pederastia ocurridos dentro de la Iglesia Católica. Ante las tristes consecuencias que estos actos originan en nuestra sociedad, la Arquidiócesis de Miami elaboró un programa con el fin de evitar que situaciones como estas continúen ocurriendo. Este programa está diseñado para los padres, es completamente gratuito y se llama Virtus (www.virtusonline.org) “Protegiendo a los niños de Dios”. El curso puede tomarse en cualquiera de las parroquias que lo dictan y que están adjuntas a la Arquidiócesis de Miami. No es obligatorio ser católico para tomarlo.

Mito vs. Realidad

La idea del programa Virtus es ayudar a los padres a identificar quiénes son los posibles abusadores y cómo actúan. Según Ivonne Magran, facilitadora del programa Virtus, alrededor del abuso sexual existen una serie de mitos que entorpecen tener un plan certero para evitarlo. Estos mitos son:

1)       Las personas que cometen el abuso sexual son desconocidas, falso, la realidad es que los abusadores son siempre personas de total confianza para el niño y sus padres.

2)       Otro mito que se cree es que la mayoría de los abusadores sexuales son homosexuales y esto es falso, son heterosexuales.

3)       Se cree que los niños mienten sobre el abuso que están sufriendo, totalmente falso, los niños con esto siempre dicen la verdad.

4)       Se dice que los sacerdotes abusan de los menores de edad debido a su voto de castidad y esto no es cierto, los sacerdotes que abusan de niños lo hacen por la misma razón que el resto de los predadores sexuales.

Plan de acción

El programa Virtus plantea un plan de acción de cinco pasos para ayudar a evitar el abuso sexual en menores de edad.

Según Magran, el primer paso consiste en observar las señales de advertencia de conducta del abusador, como por ejemplo: tocan mucho a los niños, juegan con ellos de manos, buscan quedarse solos con el niño, consiguen el control autorizado de acceso a los menores, son pacientes para ganar la confianza del niño y sus padres antes de cometer el abuso. El predador sexual además le hace creer al niño que lo ama y le permite al niño hacer cosas que sus padres le tienen prohibidas, suelen darle regalos a los niños para ganar su afecto.

El segundo paso es controlar el acceso a los menores de edad. Como padres es necesario estar alerta e investigar a las personas a quienes confiamos nuestros hijos. Los padres, así como los encargados de colegios y otros centros donde se reúnan niños y adolescentes están en todo su derecho de exigir: una investigación de antecedentes criminales de todas las personas que estarán cerca del menor, realizar entrevistas frente a frente con estas personas, verificar referencias y como padres hacerse las siguientes preguntas: ¿Son suficientes los controles de acceso a mis hijos? ¿He verificado todas las referencias de las personas que trabajan en esta guardería? ¿ Conozco bien a los amigos y padres de los amigos de mis hijos?, ¿Sé dónde y con quién está mi hijo en todo momento? ¿Qué criterios utilizo para seleccionar a las personas que cuidan de mis hijos? ¿Qué controles utilizo para el acceso a internet, el acceso a celulares por parte de mis hijos, así como a redes sociales?

El tercer paso consiste en eliminar toda oportunidad en la que un adulto se quede solo con un menor en un área aislada. Para ello, los padres deben identificar en los colegios y otros lugares que frecuenten sus hijos las áreas aisladas y establecer con el niño cómo será su uso. Por ejemplo, si usted tiene habitaciones vacías en su casa, ciérrelas con llave y guarde usted la llave. No permita que menores de edad entren a áreas restringidas o sólo para personal autorizado. Verificar también que las actividades de internet son monitoreadas y que se utiliza un programa de bloqueo.

El cuarto paso es estar alerta.  Según Ivonne Magran del Programa Virtus, los padres debemos saber qué le pasa a nuestros hijos, por eso debemos escucharlos con atención, creer en nuestros hijos, estar atentos a sus cambios de conducta, observarlos, aconsejarlos. Hablar con frecuencia sobre lo que les disgusta, buscar espacios para la comunicación con nuestros hijos.

Los abusadores sexuales suelen amenazar al niño con hacerle daño a sus seres queridos si dice algo. Así el niño tiene que escoger entre su propia seguridad y la de su familia. Por esto es muy importante decirle al niño en repetidas ocasiones que: “Si algo te hace sentir incómodo, confía y dímelo a mi primero, lo que sea, no importa lo que otros digan o lo que el abusador diga o haga”

Otro punto importante en la comunicación con nuestros hijos es explicarles la diferencia entre las caricias seguras y las que no lo son y explicarle bien cuáles son los límites. Igualmente hay que explicarles cuáles son las personas confiables y cuáles no. Es importante decirle al niño que “nadie debe tocarlo, bajo ningún concepto, eso es intolerable” y si esto ocurre debe comunicárnoslo inmediatamente.

El quinto paso es comunicar nuestras preocupaciones. Como padres debemos guiarnos por nuestros sentimientos, ese “sentí que algo no estaba bien”, no dejarlo pasar. Como adultos y padres tenemos la obligación de comunicar nuestras preocupaciones sobre aquello que pueda poner en peligro al niño ¿A quién comunicar nuestra preocupación? 1) hablar con el supervisor de la persona involucrada en el abuso  2) Llamar al Ministerio de Asistencia a la Víctima, a cualquier otro número telefónico de emergencia de abuso de menores o llame a la policía.

Otra importante recomendación de Virtus es no tener miedo de hablar. Cuando callamos un delito, nos volvemos cómplices. Las víctimas sienten vergüenza de hablar, nadie las va a juzgar, al contrario decir lo que está pasando va acabar con el delito del abuso

Adónde acudir

Si usted sospecha de algún caso de abuso en su familia, colegio, iglesia o comunidad o si alguno de sus hijos está siendo víctima de abuso sexual, puede llamar a los siguientes números: 1-800-96-abuse/ 1-800-962-2873/ 1-800-342-9152.

Otros números son: Unidad de investigaciones de seguridad nacional de la Policía de inmigración y aduanas(1-866-347-2423) o también puede llamar al Centro nacional para menores desaparecidos y explotados que tiene un número funcionando 24 horas al día:  1-800-843-5678.

En caso de ser una institución católica, llame a la  Arquidiócesis de Miami al: 305-987-1646/305-762-1262 o también al Victim Assitance Cooordinator: 1-866-80-abuse/ 1-866-802-2873.

Para tener información sobre cómo evitar abusos    sexuales que se cometen a través de internet o por medio de redes sociales puede hacerlo visitando:

http://www.microsoft.com/es-es/security/family-safety/predators.aspx

Por otra parte, la Unidad de investigaciones de seguridad nacional de la Policía de inmigración y aduanas junto al FBI creó una nueva aplicación para teléfono inteligentes que además de alertar sobre los abusadores sexuales también permite hacer denuncias. Esta aplicación se llama operación predadores (Operation predator) y se puede descargar de forma gratuita en la tienda virtual de ITunes.

Si desea obtener más información sobre Virtus y los cursos de este programa, puede visitar: www.virtusonline.org

Copyright © 2013 María Eugenia Fanti. Todos los Derechos reservados

Este artículo fue publicado en Doral Kids Ideas en Septiembre 2013.

 

 

 

¿Necesita mi hijo terapia de lenguaje?


Terapia de Lenguaje

Algunos niños se demoran en hablar, existen muchas causas que  pueden estar ocasionando este retraso. La mayoría de las madres se preocupan y se sienten inseguras si su hijo no tiene  un vocabulario amplio, en especial por los problemas que pueda ocasionarle esto en la escuela. Hoy en día para evitar esta situación, la terapia del lenguaje  ofrece es solución esperanzadora.

Por María Eugenia Fanti

 María (*) tiene un niño pequeño de 2 años y medio. En la escuela, las maestras le comentan que él ya debería tener un vocabulario más amplio y decir algunas frases, por lo que le sugieren que lo lleve a terapia de lenguaje. Así como María  muchas madres viven la misma experiencia y se sienten angustiadas e inseguras  sobre la situación de sus hijos.

En casos como los de María muchos pediatras sugieren esperar, pero esto según la experta en terapia de lenguaje y pedagogía infantil, Soraya Fernández es un error: “Si el niño no está hablando lo recomendable es que se le haga inmediatamente una evaluación. Porque hay ventanas de oportunidad en el desarrollo donde el aprendizaje del lenguaje es más acelerado, donde los niños adquieren 300 palabras al día y sino se estimula eso se pierde”

Pero, ¿Qué es la terapia de lenguaje? Según Fernández, graduada de patóloga del Lenguaje en la Universidad de Denver, Colorado: “La terapia del lenguaje son técnicas de estimulación que ayudan a los niños o adultos a superar dificultades en el aprendizaje o rehabilitación del lenguaje”.

La mayoría de los expertos coinciden en que las causas del retraso del lenguaje son diversas. En el caso de los niños en edad preescolar puede ser originado por: una otitis media, porque el niño es sordo, presenta algún retraso mental, recibió poca estimulación de sus padres y por problemas genéticos o neurológicos. “Por esto es que hay que hacer una evaluación y seguimiento para poder detectar a tiempo cual es la razón y así darle las herramientas al niño y el tratamiento adecuado para mejorar” afirma, la Directora del preescolar The Joy of Learning, Soraya Fernández.

Sino se detecta a tiempo el problema y se le busca una solución, el niño no sólo estará afectado durante sus años de preescolar, sino también durante la escuela primaria. “ Si el niño no ha logrado comunicarse verbalmente, luego le va a costar mucho más hacerlo a través de la escritura”, afirma Fernández, experta con más de 33 años de experiencia en educación preescolar.

Pero, el retraso en el lenguaje no sólo afecta al niño en lo académico, sino también en su adaptación social. “los niños que no se pueden comunicar, tienen conductas que no son las apropiadas. Son niños que muerden, le pegan a otros niños y eso es producto de la incapacidad para comunicarse. El retraso en el lenguaje afecta el aprendizaje. El desarrollo social depende de la habilidad para comunicarse, el desarrollo socioemocional también depende de la comunicación,” comenta la directora de The Joy of Learning.

Fernández también afirma que: “una de las personas que más puede ayudar a detectar los retrasos del lenguaje en los niños es el maestro en la escuela. Un niño a los tres años de edad debe ser entendido por cualquier persona que no sea de su entorno inmediato. Debe poder decir frases cortas, tiempos de verbos. Muchas veces los padres por adivinar todo el tiempo no provocan el lenguaje, no le exigimos al niño que se comunique. Cuando el niño llega al ambiente escolar que si tiene esa necesidad, entonces el docente se da cuenta que hay un atraso, porque hay niños de la misma edad que si se comunican. Hay que estar como padres abiertos a la ayuda del maestro y de la escuela y llevarlo a que se le haga una evaluación. Luego que el niño es evaluado, se debe hacer un plan para ayudarlo en el colegio”.

Plan de acción: estrategias a seguir

El pediatra José Álvarez sugiere que a los niños que presentan retraso del lenguaje se le deben hacer dos tipos de evaluaciones: 1) una prueba de audición y 2) una prueba del habla. Lo ideal es que ambas evaluaciones se realicen a la par.

Hay casos como el de Elena (*), en el que a su hijo le hicieron la evaluación verbal y salió positivo, tenía un retraso del lenguaje y luego de tres meses fue que le hicieron la evaluación auditiva y resultó que el niño estaba sordo, producto de infecciones y gripes, por eso tenía un retraso en el lenguaje. “No fue sino después de mucho tiempo, en mi opinión que se le detectó a mi hijo la verdadera causa de su retraso en el lenguaje. Ahora aún estoy a la expectativa, porque al parecer debemos operarlo para solucionar esta situación”, comenta Elena.

Casos como los de Elena pueden ser extremos, pero más comunes de lo que se cree ¿Qué pueden hacer los padres para evitar llegar a esta situación? Audrey W. Prince (*), especialista en Desarrollo del Lenguaje sugiere:

1)    Conversar y jugar: hable con su hijo. Anote los temas y eventos que le llaman la atención a su hijo e inicie conversaciones con él. Escriba los temas en cartas y juegue con su hijo a “tomar una carta” e iniciar una conversación.

2)    Estimular e interactuar: cuando hable con su hijo acérquese, así él podrá ver sus expresiones faciales, sus labios, escuchar su voz claramente, haga contacto visual. Esto hará que su hijo tome más interés en la conversación y se sentirá escuchado. A la vez siempre agregue más información a la conversación. Por ejemplo, si su hijo le dice que le gustan las manzanas, pregúntele ¿Qué tipo de manzanas le gustan?

3)    Tareas diarias: Háblele a su hijo sobre lo que usted hace a diario y también sobre las actividades que él hace. Esto lo ayudará a desarrollar más vocabulario y a mejorar su capacidad comunicativa.

4)    Cuentos: Cuéntele cuentos a su hijo. Nárrele historias que ocurrieron en el pasado y en el futuro. Aproveche esta oportunidad para pedirle a su hijo que le cuente una historia a usted o que él le cuente ¿qué pasó o qué pasará luego?

5)    Vocabulario: No utilice un número exagerado de nuevas palabras o muy pocas con su hijo, tampoco un vocabulario que lo pueda confundir. Trate de enseñarle de acuerdo con su habilidad y capacidad, para así evitar que se frustre.

6)    Promover el lenguaje oral y no verbal: utilice teléfonos, títeres, micrófonos, disfraces para estimular a aprender nuevo vocabulario jugando. Estas actividades lo ayudan no sólo con el desarrollo de su vocabulario, sino también del lenguaje no verbal.

Por su parte, Soraya Fernández también nos recomienda que: “Si su hijo recibe terapia de lenguaje, no falte, sea puntual con sus citas. Siga las instrucciones del terapista y haga ejercicios de estimulación verbal con sus hijos en casa. Dedíquele tiempo a su hijo, al menos 15 o 20 minutos diarios sólo para hablar con él sin interrupciones, regálele un tiempo exclusivo a su hijo”.

El éxito de la terapia del lenguaje depende no sólo de tener un buen terapista y seguimiento médico, sino también del compromiso que asuman los padres y maestros en el desarrollo del niño. “No existe una píldora mágica para cambiar las conductas de nuestros hijos, existe trabajo duro y compromiso” reafirma Fernández.

(*) Se utilizaron nombres ficticios para resguardar la confidencialidad de las fuentes de información.

(*) V.S Bennett-Armistead, Literacy and the youngest learner. Scholastic, Inc; New York, NY, 2005.

A continuación ofrecemos una lista con información sobre los lugares que ofrecen evaluación y terapia de lenguaje en Miami-Dade y Doral:

  •  Miami Children’s Hospital, Outpatient Center Doral. TLF: 786-624-3672.
  •  En Early Steps, la evaluación es gratuita. (North): 1120 NW 14 Street, Miami, FL 33136. TLF: 305-243-6660.
  • Early Steps (South): 17615 SW 97 Ave Palmetto Bay, FL 33157. TLF: 786-268-2611.
  • Florida Diagnostic & Learning Resources System: 5555 SW 93 Avenue, Miami, FL 33175. TLF: 305-243-7257
  • BioNetworks: 1441 SW 1st Street, Miami, FL 33135. TLF: 305-541-3400.
  • Speech on Spot: 6447 Miami Lakes Drive, Miami Lakes, FL, 33014. TLF: 305-556-2225.
  • B&V Therapro: 14291 SW 120th Street, Miami, FL 33186, Suite # 103. TLF: 786-208-2814 y 305-0168.
  • Thera-pro: 888 NW 27 Ave, Ste 5, Miami, FL 33125. TLF: 786-431-1133.

Copyright © 2013 María Eugenia Fanti. Todos los Derechos reservados

Este artículo fue publicado en Doral Kids Ideas en junio de 2013.